Largos de 18 años de entrega absoluta en la promoción del softbol Libertad

Una Unidad Deportiva que era prácticamente un cascarón, ahora un ejemplo para muchos espacios públicos

DAVID VELÁZQUEZ ROBLES
Hace 18 años un grupo de cuatro personas plenamente identificadas con el deporte se unieron en aras de darle vida total a la Unidad Deportiva Gustavo Díaz Ordaz y para tal caso consensaron que el softbol podría ser la disciplina que en el futuro tuviera más arraigo, tanto para los vecinos de los alrededores, como para jugadores provenientes de las distintas colonias de la ciudad.

MIGUEL A. Peñuelas Paredes, 18 años al frente del softbol Popular Libertad.

Y no se equivocaron porque año con año la práctica del softbol fue creciendo, la relación ente directivos-vecinos consolidándose y el mejoramiento en infraestructura no se quedó la zaga.
De inicio ese crédito visionario hay que dárselo a Pedro Aispuro, Alex Meléndrez, José Tapia y Miguel A. Peñuelas Paredes, porque gracias a su trabajo el espacio deportivo donde opera la Liga de Softbol Popular Libertad es un ejemplo a seguir en muchos sentidos.
En 1968, a organización de los propios vecinos, es como nació la Unidad Deportiva, esencialmente para la práctica del beisbol, pero sucedió que al tiempo las medidas del campo ya no fueron las reglamentarias para ese deporte (jugaban con bat de aluminio y la pelota volaba mucho hacia las casas) y el cómo, poco a poco, el softbol fue ganando terreno hasta hacerse tan popular como la colonia.
Fue tal el servicio que empezó a ofrecer el softbol de la Libertad que en un momento de su historia dio margen a más de 1,000 jugadores considerando que aglutinaban 65 escuadras, cuando en el arranque lo hicieron con apenas seis.
Y es que era tanta la efervescencia por el softbol y, por ende muchas las solicitudes que le pedían a Miguel A. Peñuelas Paredes que hizo gestiones para usar espacios como el de la Escuela de Medicina y Liga Humaya.
Actualmente los tiempos son otros ante el nacimiento de muchas instalaciones para el softbol y, por consiguiente, cada quien juega en su sector, motivo por el cual la Libertad ahora se concreta en darle servicio a 35 escuadras cubriendo perfectamente sus horarios de lunes a domingo.
Miguel A. Peñuelas Paredes recuerda que no fue fácil cristalizar el proyecto en aquel 2001 porque en ese espacio se jugaba futbol “y los futbolistas no querían que jugáramos softbol y los beisbolistas desaparecieron y por eso nos organizamos para llegar un acuerdo y que los dos deportes tuvieran sus horarios”.

TAMBIÉN en lo que se refiere a la energía eléctrica hay que entrarle.


Una vez resuelto ello y ante la necesidad de mejorar el aspecto de la instalación tan pobre que habían recibido, el dirigente del softbol Libertad sostuvo que empezaron a involucrar a jugadores, que de una u otra manera estaban conectados con el mismo gobierno, otros empresarios o simplemente por su labor altruista, “y gracias a ellos es como pudimos darle vida a este espacio, haciendo mejoras de todo a todo y ahí estamos como ejemplo para cualquiera”.
¿Siempre hay dudas de a dónde va el recurso que se cobra por concepto de inscripción, en que se distribuye?
–“Todo trabajo tiene su cobro, hay que pagar arreglada de campo, anotada, copilada, ampayers, arreglos diversos, premiación, entre otras cosas”
Aceptó que el Ayuntamiento Municipal siempre los ha apoyado con los servicios de agua y luz, pero que el sostenimiento de la unidad se realiza a través del remanente que queda de la inscripción, así como la ayuda de jugadores y empresarios.

CUANDO se trata de arreglar el terreno de juego, ahí está listo.

Más adelante externó que entre los beneficios hacia los vecinos, que resulta una parte importante en este proyecto, es que es un espacio para que acudan a recrearse, a observar buenos juegos, que se han organizado en equipos para jugar y que les sirve de escenario para acudir a caminar.
“Al principio se oponían, y con justa razón, porque señalaban que los pelotazos eran proyectiles, era difícil, pero han estado viendo los beneficios que esto contrae, que vienen familias enteras, pero el espacio es tan bonito que sirve a todos”.
Peñuelas Paredes sostuvo que el softbol Libertad ha sido el parteaguas de este deporte, que servido de ejemplo para muchas ligas que le han pedido el apoyo del cómo le hace para poder mantener todo lo mejor posible.
“Para mi tiene mucho significado todo lo bueno que nos ha sucedido en este espacio, aquí había muchos cholos, tuve el tino de involucrarlos a que me ayudaran en el mantenimiento de la Unidad y por su trabajo recibían una remuneración, pero lo más importante es que colaboramos a que muchos de ellos pudieran regenerarse. Esa es otra de las labores sociales que hemos realizado”, añadió.
El popular “Mike”, que está convertido en uno de los grandes promotores de la ciudad, estableció que no es fácil encabezar un proyecto como tal, “la verdad, es muy difícil, pero con la ayuda de Aispuro, Meléndrez, Tapia, Polo Avilés Sr. y Marco Vinicio Palazuelos, hemos podido salir adelante”.
Por cuanto a qué le han dejado esos 18 años en la promoción, destacó que “lo mejor que me ha pasado es que Miguel Peñuelas es un personaje público, a donde quiera que vaya me pegan el grito, me da gusto y conoces mucha gente. He tratado de ser una persona equilibrada y justa para darle un buen ejemplo a mis hijos y esposa. Vamos caminando y vamos caminando bien”.
¿Ha valido la pena todo este sacrificio?
–“Sí ha valido la pena, empezamos con seis equipos y fuimos creciendo paulatinamente porque todos han creído en este proyecto, hemos involucrado a muchos personajes para que esta instalación haya cambiado totalmente de a como la recibimos, por eso me siento satisfecho, honrado de haber contribuido para muchas generaciones de jóvenes que hoy los veo como grandes ciudadanos. Aquí no hay que decir, hay que hacer”, concluyó.
FRASE
“Para mi tiene mucho significado todo lo bueno que nos ha sucedido en este espacio, aquí había muchos cholos, tuve el tino de involucrarlos a que me ayudaran en el mantenimiento de la Unidad y por su trabajo recibían una remuneración”.

Fotos Cortesía Martín García Castillo

Comparte: